Existo entre límites

Mío, es el espacio entre mis hombros,

no el que creen ver tus ojos y los de otros.


Soy, cuando cierro los párpados

y no me noto.

Cuando respiro profundo y desaparece mi contorno.


Soy cuando siento los labios uno encima del otro.

Lejos de ti y de mí: inalcanzable al todo.


Soy, en el infinito que me ocupa,

si es que éste no me invade.


Soy, cuando logro abandonarme,

cuando estoy entre dos partes,

entre el sueño y la consciencia,

entre la oscuridad y su ausencia.


Existo entre dos puntas de cuerda

tendidas en un infinito de posibilidades.

El olvido…

¿Cuándo comenzó el olvido?

¿Dónde me dejé perdido?

Dime por qué no recuerdo haberme dormido.

 

¿Estoy?

 

¿Existo?

 

Tendida la piel al sol,

busco rastros de lo vivido.

Encuentro renuncias,

lamentos, un juicio fallido.

 

¿Dónde quedó lo sobrevivido?

 

Escarbo y nada, ni un parpadeo.

Todo parece perdido.

 

Hay días que es así y todo está decidido,

otros que recuerdo lo desvivido.

Los mejores, la vida pasa

y no se siente que haya ocurrido.

 

Estoy.

Existo.

He vivido.